María Montessori

150 años

Nos unimos a esta celebración con la mayor de las energías.

La Asociación Montessori de Chile es un lugar para acoger a quienes desean promover su legado.

María Montessori

Maria Montessori nació el 31 de agosto de 1870 en la ciudad de Chiaravalle, Italia. Su padre, Alessandro, era contador en la administración pública, y su madre, Renilde Stoppani, tenía una buena educación y le apasionaba la lectura.

La familia Montessori se mudó a Roma a fines de 1874 y, en 1876, la joven María se inscribió en la escuela estatal local en Via di San Nicolo da Tolentino. A medida que avanzaba su educación, comenzó a romper las barreras que limitaban la carrera de las mujeres. De 1886 a 1890 continuó sus estudios en el Regio Istituto Tecnico Leonardo da Vinci, al que ingresó con la intención de convertirse en ingeniera. Esto era inusual en ese momento, ya que la mayoría de las niñas que cursaban la educación secundaria estudiaban los clásicos en lugar de ir a la escuela técnica.

Tras su graduación, los padres de Montessori la animaron a emprender una carrera en la enseñanza, una de las pocas ocupaciones abiertas para las mujeres en ese momento, pero estaba decidida a ingresar a la escuela de medicina y convertirse en doctora. Su padre se opuso a este curso — la facultad de medicina era entonces un coto exclusivo para hombres — e inicialmente el director de la escuela le negó la entrada a María. Ella no se inmutó y aparentemente terminó la entrevista fallida con el profesor diciendo: «Sé que me convertiré en médico».

En 1890 Montessori se matriculó en la Universidad de Roma para estudiar física, matemáticas y ciencias naturales, recibiendo su diploma dos años después. Esto le permitió ingresar a la Facultad de Medicina, como una de las primeras mujeres en Italia y la primera en estudiar en la Universidad de Roma. Montessori se destacó no solo por su género, sino porque en realidad tenía la intención de dominar el tema. Ganó una serie de becas en la facultad de medicina que, junto con el dinero que ganaba a través de la matrícula privada, le permitieron pagar la mayor parte de su educación médica.

Su tiempo en la escuela de medicina no fue fácil. Se enfrentó a los prejuicios de sus colegas masculinos y tuvo que trabajar sola en las disecciones, ya que no se les permitía realizarlas en clases mixtas. Pero ella era una estudiante dedicada, y el 10 de julio de 1896 se convirtió en una de las primeras doctoras en Italia, y con esta distinción también se hizo conocida en todo el país.

En septiembre del mismo año se le pidió que representara a Italia en el Congreso Internacional de la Mujer en Berlín, y en su discurso ante el Congreso desarrolló una tesis para la reforma social, argumentando que las mujeres deberían tener derecho a un salario igual al de los hombres. Un reportero que cubría el evento le preguntó cómo respondían sus pacientes a una doctora. Ella respondió: «… saben intuitivamente cuando alguien realmente se preocupa por ellos … Solo las clases altas tienen un prejuicio contra las mujeres que llevan una existencia útil». [1]

A su regreso a Roma, en noviembre de 1896, Montessori comenzó a trabajar como asistente quirúrgica en el Hospital Santo Spirito de Roma. Gran parte de su trabajo lo hacía con los pobres y, en particular, con sus hijos. Como médico, se destacó por la forma en que «atendió» a sus pacientes, asegurándose de que estuvieran calientes y bien alimentados, además de diagnosticar y tratar sus enfermedades. En 1897 se ofreció como voluntaria para unirse a un programa de investigación en la clínica psiquiátrica de la Universidad de Roma, y ​​fue aquí donde trabajó junto a Giuseppe Montesano, con quien se desarrollaría un romance.

Como parte de su trabajo en la clínica, visitaba los asilos de Roma para los niños con trastornos mentales (como se les llamaba en esos días), buscando pacientes para recibir tratamiento en la clínica. Ella relata cómo, en una de esas visitas, el cuidador de un asilo de niños le dijo con disgusto cómo los niños agarraban las migas del piso después de la comida. Montessori se dio cuenta de que en una habitación tan desnuda y sin muebles los niños estaban desesperados por estimulación sensorial y actividades para sus manos, y que esta privación estaba contribuyendo a su condición.

Comenzó a leer todo lo que pudo sobre el tema de los niños con dificultades de aprendizaje y, en particular, estudió la obra pionera de dos franceses de principios del siglo XIX, Jean-Marc Itard, que se había hecho un nombre trabajando con el ‘chico salvaje de Aveyron’. y Edouard Séguin, su alumno. 

En 1897, el trabajo de Montessori con los niños del asilo comenzó a recibir más prominencia. A Montessori, de 28 años, se le pidió que se dirigiera al Congreso Médico Nacional en Turín, donde defendió la controvertida teoría de que la falta de una atención adecuada para los niños con trastornos mentales y emocionales era una de las causas de su delincuencia. Ampliando esto, se dirigió al Congreso Nacional Pedagógico del año siguiente, presentando una visión de progreso social y economía política arraigada en medidas educativas. Solicitó la fundación de institutos médico-pedagógicos y una formación especial para profesores que trabajan con niños con necesidades especiales. Esta noción de reforma social a través de la educación fue una idea que se desarrollaría y maduraría en el pensamiento de Montessori a lo largo de su vida.

En 1899 Montessori visitó el Hospital Bicêtre en París, donde Séguin había desarrollado aún más la técnica de educación sensorial de Itard en sus escuelas para niños con discapacidades. Montessori estaba tan interesada en comprender su trabajo correctamente que tradujo su libro Traitement moral, hygiène et education des idiotes (1846) al italiano. Muy crítico con la escolarización reglamentada de la época, Séguin enfatizó el respeto y la comprensión por cada niño en particular. Creó aparatos y equipos prácticos para ayudar a desarrollar las percepciones sensoriales y las habilidades motoras de los niños con discapacidades intelectuales, que Montessori usaría más tarde de nuevas formas. 

La participación de Montessori en la Lega nazionale per l’educazione dei fanciulli defficienti la llevó a ser nombrada codirectora, con Giuseppe Montesano, de una nueva institución llamada Escuela Ortofrénica. La escuela acogió a niños con un amplio espectro de trastornos y resultó ser un punto de inflexión en la vida de Montessori, marcando un cambio en su identidad profesional de médico a educador. Hasta ahora, sus ideas sobre el desarrollo de los niños eran solo teorías, pero la pequeña escuela, montada al estilo de un hospital universitario, le permitió poner en práctica estas ideas. Montessori pasó dos años trabajando en la Escuela Ortofrénica, experimentando y perfeccionando los materiales ideados por Itard y Séguin y aportando una actitud científica y analítica al trabajo; enseñando y observando a los niños durante el día y escribiendo sus notas por la noche.

La relación con Giuseppe Montesano se había convertido en una historia de amor, y en 1898 María dio a luz a un hijo, llamado Mario, que fue entregado al cuidado de una familia que vivía en el campo cerca de Roma. María visitaba a Mario con frecuencia, pero no fue hasta que fue mayor que supo que María era su madre. Sin embargo, se creó un fuerte vínculo, y en años posteriores colaboró ​​y viajó con su madre, continuando su trabajo después de su muerte.

En 1901 Montessori dejó la Escuela Ortofrénica y se sumergió en sus propios estudios de filosofía educativa y antropología. En 1904 asumió un puesto como profesora en la Escuela Pedagógica de la Universidad de Roma, que ocupó hasta 1908. En una conferencia dijo a sus alumnos: “El tema de nuestro estudio es la humanidad; nuestro propósito es convertirnos en maestros. Ahora bien, lo que realmente hace a un maestro es el amor por el niño humano; porque es el amor el que transforma el deber social del educador en la conciencia superior de una misión ”[2].

Durante este período, Roma crecía muy rápidamente y, en la fiebre del desarrollo especulativo, algunas empresas constructoras iban a la quiebra, dejando proyectos de construcción sin terminar que rápidamente atrajeron a los ocupantes ilegales. Uno de esos desarrollos, que se encontraba en el distrito de San Lorenzo, fue rescatado por un grupo de banqueros adinerados que emprendieron una restauración básica, dividiendo departamentos más grandes en unidades pequeñas para familias trabajadoras empobrecidas. Con los padres trabajando todo el día, los niños más pequeños causaron estragos en los edificios recién terminados. Esto llevó a los desarrolladores a acercarse a Maria Montessori para proporcionar formas de ocupar a los niños durante el día para evitar mayores daños a las instalaciones.

Montessori aprovechó la oportunidad de trabajar con niños típicos y, trayendo algunos de los materiales educativos que había desarrollado en la Escuela Ortofrénica, estableció su primera Casa dei Bambini o ‘Casa de los Niños’, que se inauguró el 6 de enero de 1907. Se realizó una pequeña ceremonia de apertura. organizado, pero pocos tenían expectativas para el proyecto. Montessori se sintió diferente, «Tuve una sensación extraña que me hizo anunciar enfáticamente que aquí estaba la apertura de una empresa de la que todo el mundo hablaría algún día». [3]

Puso muchas actividades diferentes y otros materiales en el entorno de los niños, pero se quedó solo con aquellos que los involucraron. Lo que Montessori se dio cuenta fue que los niños que fueron colocados en un entorno donde las actividades fueron diseñadas para apoyar su desarrollo natural tenían el poder de educarse a sí mismos. Más tarde se referiría a esto como autoeducación. En 1914 escribió: “No inventé un método de educación, simplemente di a unos niños pequeños la oportunidad de vivir”.

Los niños de la Casa dei Bambini hicieron un progreso extraordinario, y pronto los niños de 5 años empezaron a escribir y leer. En el otoño de 1908 había cinco Case dei Bambini en funcionamiento, cuatro en Roma y uno en Milán. Las noticias del nuevo enfoque de Montessori se difundieron rápidamente y los visitantes llegaron para ver por sí mismos cómo estaba logrando tales resultados. En un año, la parte de habla italiana de Suiza comenzó a transformar sus jardines de infancia en Case dei Bambini y comenzó la difusión del nuevo enfoque educativo.

En el verano de 1909 Maria Montessori impartió el primer curso de formación en su acercamiento a alrededor de 100 alumnos. Sus notas de este período se convirtieron en su primer libro, publicado ese mismo año en Italia, que apareció traducido en los Estados Unidos en 1912 como El método Montessori, alcanzando el segundo lugar en la lista de bestsellers de no ficción de Estados Unidos. Poco después fue traducido a 20 idiomas diferentes. Se ha convertido en una gran influencia en el campo de la educación.

El 20 de diciembre de 1912, la madre de Montessori murió a la edad de 72 años. María quedó profundamente afectada por este evento y, al año siguiente de la muerte de su madre, llevó a su hijo Mario de 14 años a Roma para vivir con ella.

Luego siguió un período de gran expansión en el enfoque Montessori. Las sociedades, los programas de formación y las escuelas Montessori cobraron vida en todo el mundo y, desde entonces, la vida de Montessori se dedicaría a difundir el enfoque educativo que había desarrollado impartiendo cursos y dando conferencias en muchos países. Antes y durante la Primera Guerra Mundial, viajó tres veces a Estados Unidos, donde hubo mucho interés por su enfoque original de la educación. Su hijo Mario la acompañó durante los dos últimos viajes. 

Al regresar de los Estados Unidos después del matrimonio de Mario con su primera esposa, Helen Christy, a fines de 1917, Montessori se instaló en Barcelona, ​​España, donde se había creado un Seminari-Laboratori de Pedagogía, una oportunidad para experimentar con su nueva pedagogía, para su. Su hijo y su nueva esposa se unieron a ella, y sus cuatro nietos pasaron sus años de formación allí: dos niños, Mario Jr y Rolando, y dos niñas, Marilena y Renilde. Renilde, su nieta menor, fue hasta el año 2000 Secretaria General y luego Presidenta (hasta 2005) de la Association Montessori Internationale, la organización creada por Maria Montessori en 1929 para continuar su trabajo.

María tenía la ambición de crear un centro permanente de investigación y desarrollo en su enfoque de la educación infantil, pero cualquier posibilidad de que esto sucediera en su vida en España se vio frustrada por el auge del fascismo en Europa. En 1933 se habían cerrado todas las escuelas Montessori en Alemania. En 1936, dos años después de que Montessori se negara a cooperar con los planes de Mussolini de incorporar las escuelas Montessori italianas al movimiento juvenil fascista, todas las escuelas Montessori en Italia fueron cerradas. El estallido de la guerra civil en España obligó a Montessori a abandonar su casa en Barcelona, ​​un acorazado británico la llevó a Inglaterra en el verano de 1936. Mario y sus hijos se unieron a ella y ese mismo verano los refugiados viajaron a Holanda para quedarse con la familia. hogar de Ada Pierson, la hija de un banquero holandés. Marioahora separado de su primera esposa, más tarde se casaría con Ada.

En 1939 Mario y Maria se embarcaron en un viaje a la India para impartir un curso de formación de 3 meses en Madrás (Chennai) seguido de una gira de conferencias; no debían regresar durante casi 7 años. Con el estallido de la guerra, como ciudadanos italianos, Mario fue internado y María puesta bajo arresto domiciliario. Su solicitud de cumpleaños número 70 al gobierno indio, que Mario debería ser liberado y devuelto a ella, fue concedida, y juntos capacitaron a más de 1500 maestros indios. Aún bajo arresto domiciliario, los Montessori pasaron dos años en la estación de montaña rural de Kodaikanal, y esta experiencia guió el pensamiento de Maria Montessori hacia la naturaleza de las relaciones entre todos los seres vivos, un tema que ella desarrollaría hasta el final de su vida y que se conoció como Educación Cósmica, un enfoque para niños de 6 a 12 años.Los años en la India demostraron ser muy importantes para Montessori, dándole la oportunidad de enriquecer su filosofía y enfoque educativo. Conoció a Gandhi, Nehru y Tagore, y en general quedó muy impresionada por la espiritualidad de los indios y su generosidad y amabilidad hacia ella. 

En 1946 regresaron a los Países Bajos y con los nietos que habían pasado los años de guerra al cuidado de Ada Pierson, solo para regresar a la India por otros dos años. En 1949 recibió la primera de tres nominaciones al Premio Nobel de la Paz. Uno de sus últimos compromisos públicos importantes fue en Londres en 1951 cuando asistió al 9º Congreso Internacional Montessori. El 6 de mayo de 1952, en la casa de vacaciones de la familia Pierson en los Países Bajos, murió en compañía de su hijo, Mario, a quien legó el legado de su trabajo.

[1] Julia Maria, “’Le Feminisme Italien: entrevue avec Mlle. Montessori ”, L’Italie, Roma, 16 de agosto de 1896. Citado en Rita Kramer, Maria Montessori: A Biography (Chicago 1976), p. 52.

[2] Maria Montessori, Antropología Pedagógica (Nueva York 1913), p. 17. Citado en Kramer, p. 98.

[3] EM Standing, Maria Montessori: Her Life and Work (Nueva York 1984), p. 38.

Memoria Audiovisual

Acá les ofrecemos una selección de registros audiovisuales históricos del Istituto Luce Cinecittà

ROMA, SCUOLE METODO MONTESSORI
A COLLOQUIO CON MARIA MONTESSORI
SCUOLA MONTESSORI DI AMBURGO
CONGRESO MONTESSORI SAN REMO
LA SCUOLA MONTESSORI
IL METODO MONTESSORI PRESO A LA REGIA SCUOLA MAGISTRALE MONTESSORI


Sede Santiago:
Fernando de Aragón 4251, Las Condes, Santiago.
+56 933 815 545

Sede Valparaíso:
Av. Hospital Dr. Guillermo Münnich 733, Cerro Alegre, Valparaíso.
+56 988 289 308

info@montessorichile.org

COLABORADORES